-La palabra al aire … llega al vientre,
la palabra a mis oídos que son los tuyos
relatos dulces que mesen al niño que habita en mi-.

El embarazo es una etapa con múltiples colores: el cuerpo se adapta extraordinariamente para llevar dentro a un nuevo ser lo cual implica miles y miles de cambios físicos y emocionales. Nuestro embarazo fue muy tranquilo, con uno que otro sacudón de las hormonas que afectaba el gusto, el olfato y ¡el temperamento! aunque en general la marea iba siempre relajada.

Hacia los últimos meses encontramos una hermosa actividad: la lectura en familia. Generalmente la voz del padre marcaba las sesiones, elegimos que fuera así para que Gael —que en ese momento era llamado Celeste luego de ser: uvita y paltín —se familiarizara con la voz de su padre. Luego, hurgando en la web, nos enteramos que hacia la semana 23 los oídos están completamente formados y el bebé puede percibir los sonidos del exterior, de hecho es una manera de estimularlo, así como la música, la voz, o esa banda sonora que lo acompaña desde las primeras semanas: el latido del corazón de mamá.

Leer siempre viene bien; leer con la pareja al pequeño ser que está en el vientre es como una meditación: las tres almas se conectan. Por supuesto que las conversaciones también son riquísimas, pero es innegable que la lectura tiene una cadencia especial. Por eso, si hay algo que le podemos decir a una pareja que esté en embarazo es: ¡lean para el vientre! Sumérjanse en el abrazo de las letras y sueñen.

Seguramente habrá muchas publicaciones para padres (sobre todo si se es primerizo) que querrán devorar para entender el nuevo mundo que se avecina. Pero la mejor selección para una lectura en familia debe ir hacia el lado de las narraciones que relajan, que conectan la mente y el espíritu.

Acá dejamos 3 libros recomendados para leer durante el embarazo; aunque la pauta debería ser, como siempre, leer lo que más les guste.

  • El Principito.
  • Las mil y una noches
  • Alicia en el país de las maravillas