Ilustración de LSL Gómez

Dicen que hay un día en que las cosas no son lo que parecen —aunque nunca las cosas son lo que parecen—. Por eso, los cuervos decidieron disfrazarse de gato y asustar así a ese extraño ser con sonrisa inmóvil, en medio del cultivo, que les impedía llevarse las frutas a sus casas.

Feliz Halloween.

 

Anuncios