En nuestra familia hay 4 miembros peludos: dos gatos -Isis y Cósmico- y dos perros -Pepe y Nico-. Ninguno de ellos vive con nosotros, pero con todos hemos tenido la fortuna de jugar, perseguir, acariciar su pelaje y dejar que nos babeen. Hasta hace poco no estaba en nuestros planes, ni de lejos, pensar en una mascota, pero a nuestro hijo le ha empezado a gustar la idea, de hecho ya ha escogido un nombre y una raza, es más amigo de los gatos. Así que ya estamos pensando en adoptar un encantador felino. Pero ¿A qué va todo esto?, pues es que como la familia lectora que somos tenemos un libro para este momento, un libro que ha potenciado nuestras ganas de tener una mascota. La abuela paterna nos ha regalado: Extraño a Jack. Y con él  nos entró el bichito gatuno. Nos atrapó la ilustración, pero también la reseña que lo describe en la contraportada: “Un relato encantador sobre gatos jóvenes y viejos, sobre amistad y sobre cómo sobrellevar un duelo”. De entrada me causó bastante curiosidad el manejo tan amplio del tema de las mascotas. Entonces empecé a buscar sobre su autora Rebecca  Elliot y descubrí una gran escritora que me hizo sentir mucha empatía e interés: Ella describe su colección “Toby y Clemmie” como una serie basada en sus propios hijos y narrada desde el punto de vista de Toby. Es decir, escribe desde su experiencia en la crianza —¡Qué maravilla!—. Y además, aborda temas tan diversos como complejos de manejar en la infancia: Clementine, es una niña con discapacidad y su hermano Toby nos muestra cómo viven juntos, cómo manejan varias situaciones cotidianas. Por ejemplo, una larga visita al hospital o la historia que llegó a nuestra casa:  cómo vivir la pérdida de una mascota.   

Así que estamos encantadísimos de conocer a Rebecca Elliott y sus formas de narrar. Esperamos poder llegar a todas sus historias.

Compartimos acá el link de sus trabajos para los que se interesen también.

http://www.rebeccaelliott.com/toby-and-clemmie

Anuncios