“Mamá, por fin vas a conocer a la zarigüeya Pepe”  me dijo Gael con sus ojos redondos y brillantes, estaba feliz de traer un libro del jardín a casa y por fin poder presentarme a ese personaje del que tanto me había hablado. Se trata del proyecto “Biblioteca Circulante” todos los viernes los chicos eligen un libro para llevarlo a casa y leerlo en familia durante el fin de semana. Por supuesto es una actividad que nos emociona, la familia Galope salta de felicidad, en casa siempre serán bienvenidos los cuentos y nos encanta que las historias circulen.

No te rías, Pepe fue el elegido por Gael esta semana. Es un cuento hermosamente ilustrado que nos cuenta la historia del risueño Pepe, una zarigüeya muy singular. Mamá zarigüeya debe enseñarle la lección más importante para su especie: Pepe debe aprender a hacerse el muerto, es la forma en la que estos animales se defienden de los ataques de sus depredadores. El problema es que Pepe no para de reír cuando ponen en práctica la estrategia y mamá zarigüeya esta preocupada porque cree que él no está preparado para enfrentar el peligro. Al final Pepe demuestra no solo su valentía sino la importancia de reír.

En casa ya tenemos juego favorito: hacernos los muertos y soportar olfateos en el cuello, cosquillas en el ombligo y sacudones. Incluso estamos pensando en implementar la técnica. Gael le enseña a papá que se haga el muerto cuando mamá gruña 😉

Además con este cuento conocimos a la gran ilustradora japonesa Keiko Kasza que tiene varios libros encantadores, sus trazos son envolventes con personajes muy entrañables. Ya tenemos en lista para conseguir otros títulos de la serie “Buenas noches” como: “Cuando el elefante camina“, “Los secretos del abuelo sapo” y “Choco encuentra una mamá”. 

Aplaudimos esta iniciativa del jardín, disfrutamos  todo con la visita de Pepe y su mamá a casa, dejamos que su historia nos regalara nuevos momentos de juego y compartimos un pedacito de la biblioteca del jardín.

No te rías, Pepe de  Keiko Kasza  Editorial Norma se consigue en varios países de Latinoamérica.

Acá dejamos la reseña de la editorial  para que sigan antojandoce:

‘No te rías, Pepe’, le dice mamá zarigüeya a su hijo, mientras trata de enseñarle a hacerse el muerto, pues esa es la forma en que las zarigüeyas se defienden de sus enemigos.
Pero Pepe no puede dejar de reírse. Poco después, el pequeño tendrá oportunidad de mostrar si realmente ha aprendido la lección, cuando se enfrente a unos tremendos predadores; pero además nos mostrará que, después de todo, saber reírse es tan importante como saber defenderse.

Anuncios