Este libro llegó a casa sorpresivamente así:

– “03” amarillo dijo una voz, yo levanté el papelito que tenía en mi mano con un 03 escrito. ¡Ganamos! Dentro de una cebra se vino a casa conmigo. -Tenía que describirlo porque nunca me gano nada y eso que he participado en los 50 mil sorteos literarios que me he cruzado por redes sociales- Todo fue muy especial esa tarde, sucedió en el evento de cumpleaños de la librería itinerante Abre Mundos al que nos invitaron para presentar, leer y jugar con Las formas del sol.

La sorpresa con este libro fue doble porque cuando llegue a casa con la sonrisa de oreja a oreja, ni bien lo mostré a Gael, empezamos a leerlo y descubrimos muchas conexiones con nuestro querido libro naranja Las formas del sol.

Dentro de una cebra de Editorial Limonero nos presenta imágenes poéticas y atrayentes con una historia que, mientras navega entre el cuento y la poesía, explora la diversas posibilidades de las sombras. Es también un juego con la luz, las formas, las palabras y las emociones. Me llevó a pensar por un lado en esta conexión con nuestro interés por la luz y las formas. Pero también, hilando más profundo en su historia, pensé en nuestra vida nómada. Somos una familia más bien movediza. Vivir como migrantes, aunque llevemos mucho tiempo en BsAs, es vivir en un suelo inestable. Cada tanto nos mudamos de lugar, hemos recorrido muchos nidos. Y hay algo que este cuento despertó, me hizo viajar en la memoria y recorrer las ventanas, ver los rayos de luz que bañan cada espacio de una casa. Recuerdo cada uno: el solcito que entraba en la cocina cuando Gael tenia pocos meses de nacido y ahí lo poníamos como una plantita, el que recibí cada mañana a través de la persiana a medio abrir que dibujaba puntos en mi vientre que crecía hasta convertirse en un mundo. El rincón que ahora busca Gael para sentarse con algún libro y leer.

Por momentos fui entonces el personaje de este cuento, yo también viví en una cebra y al final me pregunte con él: ¿Nos mudamos?

Gracias a Flor y Pao (y a la suerte que al fin llegó) por acercar este hermoso libro cargado de poesía en texto en imagen a nuestra biblioteca, que quedará ahí esperando un rayito de luz y también se queda en un lugar muy especial en nuestros corazones y nuestra memoria. Es un libro recomendado para leer con hijos y recorrer los caminos de la luz en casa.

Anuncios